Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

martes, 19 de mayo de 2015

Las Cuentas Claras

Parece que hablar de dinero en casi cualquier ámbito laboral es un tema tabú, nadie quiere hablar de su sueldo, ni siquiera con sus amigos o familiares cercanos; pero esto ocurre así cuando el salario que percibimos por nuestra actividad laboral es elevado.
No he visto a nadie que tenga problemas en decir: ¡Eh, que estoy cobrando 900€ al mes! Pero pocas veces escuchamos aquello de: ¡Pues yo cobro 1800€ al mes!

No deberíamos "esconder" lo que cobramos, ya que ese salario tiene una justificación. Son muchos los campos en los que una agencia de eventos aporta valor y por eso debe facturarlos, aunque no se trate de conceptos tangibles, veamos algunos de ellos, directamente del artículo de AEVEA sobre la transparencia: 

Originalmente publicado en AEVEA:



CREATIVIDAD
Es lo que el mercado busca en las agencias, y las agencias contratamos o subcontratamos a equipos creativos que desarrollan las ideas que harán que su evento cumpla los objetivos.
Estimado mercado, permitan a sus agencias que cuantifiquen y le detallen en sus presupuestos la creatividad aportada en base al coste incurrido o a las horas dedicadas.
Tradicionalmente hemos ido viendo como las agencias hemos accedido a presentar  las creatividades sin cobrar por ellas, hasta que no éramos las ganadoras del concurso, y eso ya es difícil de entender, pero parece lógico que aquella que ganó compitiendo por valoración del cliente se le admita un coste determinado por ese concepto.
DISEÑOS Y TEXTOS
Cada evento necesita de unos diseñadores que plasmen la gráfica de los conceptos creativos y de unos redactores que acoplen los textos y guionicen el evento. Estos puestos (director de arte y copy) consumen  un número concreto de horas que podríamos explicar perfectamente y  mostrar con detalle el resultado final de esas gráficas, diseños, textos, 3D videos… etc
ARTES FINALES
Es un concepto que ya está totalmente admitido en nuestros primos, las agencias de publicidad. Cada pieza que se manda a producir necesita ser revisada, ajustada, preparada en sus líneas de corte, resoluciones, tamaños, etc y estamos seguros de que podríamos trabajar con la misma tabla  homologada,  que normalmente los clientes tienen  acordada para la agencia de publicidad.
COORDINACIÓN
Es verdad que el sector necesita que busquemos muchos proveedores, que cada uno es especialista de lo suyo. Nosotros los descubrimos para vosotros, los testamos, los coordinamos, los negociamos, os representamos en multitud de reuniones internas y les adelantamos sus cobros, en la inmensa mayoría de los casos, trasladando nuestros rappels* por repetición.
(*Rápel: descuento que se le concede a un cliente por alcanzar un consumo determinado durante un periodo de tiempo establecido)
EL mercado nos  pide TRANSPARENCIA en sus precios y las agencias pedimos que admita que todas esas funciones tienen algún coste que puede ser facturado en tiempo de horas, porcentaje o lo que acordemos conjuntamente.
PROVEEDORES
Facturemos a su coste estricto e incluso adjuntemos sus facturas o permitamos que nuestro cliente sea quien les pague. Seamos leales defensores del interés del cliente porque por esa gestión ya estamos cobrando y lo hacemos de forma clara, justa y suficiente.
EL EQUIPO
Sería muy bonito que igual que otros gremios, pudiéramos estipular unas tablas de  costes- hora- perfil profesional. Es evidente que el project manager y sus assistants emplean muchas horas en reuniones con el cliente, reuniones con proveedores internos y externos, viajes de prospección, asistencia al evento, que serían fáciles de evaluar, estimar y tasar  igual que tantos sectores.
EL BENEFICIO
Todos los apartados anteriores son centros de costes para la agencia (reflejado en sus nóminas o en sus facturas)  y que una vez  separados en sus líneas propuestas, nos permitiría detallar con simplicidad y claridad un beneficio industrial, que también, como otros sectores, deberíamos acostumbrarnos a reconocer, porque al final ese es el objetivo último de cada negocio.
Entre todos hemos ido admitiendo unas reglas del juego que no nos gustan a nadie, que generan desconfianza y nos hacen invertir tiempo en procesos poco claros, no reconocidos y de enorme desgaste en discusiones explicativas de los mismos.

Todos estos argumentos parecen enteramente lógicos  y, aunque debatibles en sus importes, fáciles de implementar e institucionalizar siendo rigurosos en su cumplimiento y contribuiría a un sector más profesional, más transparente y  más competitivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario